TECNOLOGÍA

NTP: una forma evolucionada de ionización

 

La ionización del aire es un fenómeno natural que se produce de forma espontánea siempre que una molécula es sometida a la acción de un proceso energético en el que la cantidad total de energía es mayor que la de la propia molécula. En la práctica, cuando agregamos energía a una molécula, esta «extrae» un electrón de la órbita más externa de la molécula y, debido al desequilibrio eléctrico, la molécula (átomo) asume una carga eléctrica positiva.

La tecnología NTP (Non Thermal Plasma) consigue artificialmente la ionización del aire a través del llamado «Cold Plasma»

Se considera el proceso más seguro para oxidar y descomponer contaminantes y puede dimensionarse según las necesidades de desinfección.

 

El NTP es por tanto un fenómeno físico generado a temperatura ambiente, utiliza el aire como una mezcla gaseosa transformándolo en un gas ionizado formado por varias partículas cargadas eléctricamente: electrones, iones, átomos y moléculas que chocan entre sí y producen especies oxidantes. La reactividad de las partículas provoca fenómenos de oxidación capaces de desagregar compuestos orgánicos volátiles, bacterias, microorganismos, olores.

 

El electrón «liberado» de la órbita externa se fija inmediatamente en otro átomo que asume una carga eléctrica negativa. Cada átomo tiene una probabilidad bien definida de convertirse en un átomo negativo y positivo en función de la saturación de la corona periférica. Los iones en la naturaleza son producidos por la radiación solar, por el roce de los vientos sobre la superficie terrestre, por tormentas, lluvias y eventos atmosféricos, por la absorción de rayos cósmicos, por las colisiones de los corpúsculos con la energía cinética.

 

CUBE crea las condiciones ideales para el organismo, garantizando que las personas mejoren su estado general de salud: alivia las dificultades respiratorias de las personas alérgicas y asmáticas, optimizando las funciones respiratorias de estas últimas, mejora las funciones vitales y aumenta la absorción de oxígeno por parte del organismo.

 

CUBE protege de la contaminación microbiana transportada por el aire en todos los ambientes de gran tráfico de personas y en locales llenos de gente.